profesores

La inseguridad de los profesores interinos.


“El Gobierno se niega a reconocer una realidad que viene denunciando toda la comunidad educativa: que se necesita más inversión y más atención a la Enseñanza, y que no hay que recortar”.


Uno de cada cuatro profesores de los que trabajan en la enseñanza pública no universitaria en España son interinos. Son 130.030, el 26% del total de ese profesorado, la cifra más alta de los últimos años. Y una buena parte de ellos -depende de la comunidad autónoma en la que trabajen- son despedidos el 30 de junio y vuelven a ser contratados el 1 de septiembre, para no pagarles el sueldo esos dos meses de vacaciones y ahorrar. Pero el Gobierno proclama a los cuatro vientos que la Educación ha mejorado durante el mandato de Mariano Rajoy.

A esos profesores, que no tienen plaza fija, les comunican su nuevo destino pocos días antes de que comience el curso escolar, o la misma víspera, e incluso a veces unos días después de que los niños hayan vuelto a las aulas tras el verano. De ellos, más de 35.000 trabajan a jornada parcial, 10 horas o cinco horas a la semana, con el sueldo reducido en esa proporción y, como consecuencia, sin poder vivir de su trabajo. Pero el presidente y sus ministros afirman que la Educación está mejor que antes de que ellos gobernaran.

profesoresEn esa situación pueden estar cinco, diez o más años, con el perjuicio y la inseguridad que supone para ellos en su carrera, y también para los alumnos cuando solo trabajan unos meses al año sustituyendo bajas de profesores titulares.

En los últimos años de crisis económica, según un estudio realizado por Comisiones Obreras, la inversión en Educación se ha visto recortada en unos 10.000 millones de euros. Pero el Ejecutivo lo niega y afirma que la Educación ha mejorado.

Puestos vacantes que no se cubren.

Gracias -o, mejor dicho, por desgracia- a un decreto que aprobó el gabinete de Rajoy, en los últimos años sólo ha sido sustituido uno de cada 10 profesores de los que se han jubilado. El Gobierno parece no tenerlo en cuenta y dice que la situación está mejor.

Con el Gobierno del PP ha descendido mucho el dinero destinado a atender a los alumnos que tienen unas necesidades educativas especiales y requieren una atención de refuerzo: los que tienen alguna discapacidad, los extranjeros para integrarse plenamente en el aula, los que tienen problemas de aprendizaje, los que proceden de familias en riesgo de exclusión social, o incluso los de altas capacidades, que también requieren de un trato específico. El presupuesto para esos alumnos ha caído un 65%, según el citado informe. Pero el Ejecutivo de Rajoy interpreta los datos de otra manera y dice que la situación no ha empeorado, sino lo contrario.

Entre 2009 y 2015, Castilla-La Mancha ha sido la comunidad que más ha reducido el gasto en educación, un 22,7% menos. Y también ha sido de las que más ha disminuido el presupuesto para las necesidades especiales de algunos alumnos, algo que el profesorado considera imprescindible: en 2015 dedicó 59 millones de euros a esa partida, un 33,2% menos que al inicio de la crisis económica.

Datos negativos.

Estos datos son tan negativos para la Educación en España como los del informe elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que fue dado a conocer a mediados de septiembre. Pero el Gobierno y el ministro de Educación, Iñigo Méndez de Vigo, dicen que la situación “mejora sustancialmente”. Y el mismo problema existe en otros sectores con los empleados públicos.

Con la Educación ocurre algo parecido a lo que sucede con los datos del desempleo. Cuando se conoce cada mes el número de personas inscritas en las oficinas públicas de empleo y el de altas en la Seguridad Social, o cada tres meses la Encuesta de Población Activa (EPA), desde el Gobierno, si son negativos, hacen auténticos juegos malabares para dar una visión positiva de ellos y, siempre, para compararlos con los del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y decir que ellos lo hacen mejor.

El Gobierno actúa de una manera parecida con los datos referidos a la Enseñanza y se niega a reconocer una realidad que viene denunciando toda la comunidad educativa, profesores, asociaciones de padres, sindicatos del sector y expertos. Todos ellos dicen que se necesita más inversión y más atención a un asunto tan importante como éste, y que no hay que recortar en Educación, pero hasta ahora no han tenido ningún éxito.

Publicado en “En Castilla La Mancha – Opinión” 

 

Comparte en tus Redes Sociales:

Dejar un comentario