Los padres de la Constitución, reacios a su reforma y a una España federal.


El PSOE no encuentra aliados en los primeros ponentes de la comisión territorial.


Los padres de la Constitución tienen serias dudas de que la apertura del candado que guarda el documento acordado en 1978 vaya a solucionar alguno de los más grandes e inmediatos desafíos a los que se enfrenta el Estado. Los tres políticos que continúan con vida de los siete que participaron hace 40 años en la ponencia que cristalizó en la redacción de la Carta Magna coinciden en que antes de lanzarse a modificar cualquier artículo es imprescindible tener totalmente claro hacia dónde se camina, algo para lo que se requiere de un enorme consenso que, en estos momentos, auguran complicado.

Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón (UCD), José Pedro Pérez-Llorca (UCD) y Miquel Roca (Minoría Catalana, la antigua Convergència) regresaron ayer al Congreso para arrancar las ponencias de la comisión para la evaluación y la modernización del estado autonómico, un grupo de trabajo que será la antesala de otra subcomisión en la que se estudiará una reforma de la ley fundamental española, tal y como se comprometió Rajoy con Pedro Sánchez a cambio de que el socialista respaldase el 155 para desactivar el órdago soberanista lanzado desde Cataluña.

El parto resultó doloroso y llega precedido de infinidad de polémicas, pero finalmente la comisión territorial ha visto la luz. Además del PP y el PSOE, también forman parte de la misma Ciudadanos y Compromís, cuatro partidos con visiones del Estado totalmente distintas, por lo que a priori parece complicado que se alcancen grandes acuerdos. Los que han decidido mantenerse al margen son Podemos y las formaciones independentistas. Sin embargo, el portavoz del PDECat en el Congreso, Carles Campuzano, acudió en calidad de oyente a la sala en la que participaron los invitados, que dividieron sus intervenciones en grandes bloques temáticos.

REFORMA CONSTITUCIONAL

No se dan las condiciones. El PSOE es el gran abanderado de esta comisión, y su gran objetivo es que sirva de antesala a la apertura de otra subcomisión en la que se debata una reforma constitucional que facilite un mejor encaje de algunas comunidades en el Estado. Los tres padres de la Constitución se mostraron reacios a una reforma, sobre todo con el desafío independentista todavía tan latente. Herrero de Miñón dejó una pequeña rendija abierta a emprender cambios en el futuro, siempre y cuando estuviesen avalados por un amplísimo consenso, algo sobre lo que mostró dudas. El antiguo dirigente de UCD puso sobre la mesa la posibilidad de corregir “defectos” mediante “una mutación constitucional”, es decir, la permanencia de los artículos, pero acordando la modificación de su sentido de aplicación, recordando que en EE.UU. conviven con la misma ley fundamental desde 1787. Pérez-Llorca tampoco cree que se den las circunstancias adecuadas para abordar una reforma, porque en la España de hoy “hay mucha ira”. Por último, Miquel Roca, que en las negociaciones del 78 defendió los intereses catalanistas, cree que existe “mucho margen” para hacer cambios trascendentales sin la necesidad de modificar la Constitución, incluso para reconocer “singularidades” de algunos territorios.

MODELO DE ESTADO

Rechazo al federalismo. Coincidiendo con la intensificación del desafío independentista en Cataluña, el PSOE apuesta por la reconversión de España en un estado federal, algo que tampoco convenció a ninguno de los ponentes de ayer, que recordaron que hay multitud de arquetipos y que en todos los países que cuentan con este modelo de Estado, la tendencia es hacia una mayor centralización. Herrero de Miñón consideró que la implantación del federalismo resultaría muy “costosa” para España, ya que se duplicarían multitud de organismos y se requeriría de más funcionarios. Pérez-Llorca incluso sacó el ejemplo de la antigua Yugoslavia, “el camino que no debemos recorrer”.

SENADO

El talón de Aquiles. “Había prisa”, admitió Miquel Roca al hablar sobre el diseño de la Cámara Alta. Su funcionamiento no acaba de convencer a nadie, aunque siguen sin tener claro que otro modelo hubiese encajado mejor. Herrero de Miñón vaticina que introducir cambios será complicado por culpa de los partidos, que pelearán por defender sus escaños y lo que conllevan. Tanto él como Pérez-Llorca apuestan por incorporar la Conferencia de Presidentes a la Cámara.

DIPUTACIONES

Reducir gastosHerrero de Miñón realizó una extraordinaria defensa del mantenimiento de las diputaciones provinciales para evitar la desertización del territorio, aunque llamó a reformular su financiación, y sugirió que los diputados autonómicos de cada provincia se encarguen también de la representación en este organismo, para reducir gastos.

Herrero de Miñón, Pérez-Llorca y Miguel Roca

Los retratos de los siete muñidores de 1978: la unión dentro de la diversidad

Los siete padres de la Constitución han pasado a la historia como las figuras que cristalizaron en una ley fundamental el complicado acuerdo alcanzado por todos los grupos políticos a mediados de los 70 para dejar atrás la dictadura. Los retratos de Gabriel Cisneros, Rodríguez de Miñón y Pérez-Llorca (UCD); Peces-Barba y Jordi Solé (PSOE); Manuel Fraga (AP) y Miquel Roca (Minoría Catalana, representando a Convergència y ERC) son un políptico (cada uno tiene su marco, pero jamás se exponen por separado) que preside la sala Constitucional del Congreso, en donde ayer intervinieron tres de estos muñidores de la Carta Magna de 1978. La obra fue encargada por el Parlamento al pintor gaditano Hernán Cortés Moreno durante la presidencia de Manuel Marín, y pretende reflejar la unión dentro de la diversidad, reflejo de la idea de España.

El Constitucional admite a trámite el recurso contra la aplicación del 155.

El Tribunal Constitucional acordó ayer la admisión a trámite del recurso interpuesto por el grupo parlamentario de Unidos Podemos contra la aplicación del artículo 155 en Cataluña. Esta decisión no supone, en cualquier caso, la paralización de la intervención de Cataluña. El recurso, que fue firmado por todos los diputados de la coalición, mantiene que la destitución del Gobierno catalán y la disolución del Parlamento para anticipar las elecciones violaron la Carta Magna. El escrito presentado por Unidos Podemos fue elaborado por el catedrático de Derecho Constitucional Joan Vintró, uno de los expertos elegidos por el anterior Gobierno catalán para supervisar el recuento en el referendo del 1-O.

La decisión sobre la constitucionalidad de las medidas adoptadas por el Ejecutivo central no llegará antes de un año. Pese a que cuando se dicte la sentencia el 155 ya no debería estar en vigor, lo que disponga el Tribunal Constitucional servirá para crear jurisprudencia en torno al artículo si el Gobierno se viera obligado a aplicarlo de nuevo en el futuro. La corte de garantías tiene además sobre la mesa otro recurso similar presentado este martes por el Parlamento de Cataluña.

Publicado en “La Voz de Asturias” 11 de Enero de 2018.

Comparte en tus Redes Sociales:

Dejar un comentario