oposición a los 40

Preparar una oposición a los 40: porque nunca es tarde para intentarlo.


Compatibilizar el trabajo con una oposición necesita tener una buena planificación, constancia y perseverancia. Es fácil empezar con una motivación alta y perderla cuando pasan los días porque nos cansamos, cada día tenemos sueño y no tenemos la suficiente motivación para luchar.

HAZ CASO A TUS PENSAMIENTOS.

Opositar debería ser siempre una opción si lo queremos hacer de verdad. No debemos frenar nuestros deseos o sueños simplemente por nuestra edad. Si no estamos contentos en nuestro actual trabajo, debemos reunir la fuerza y el coraje para opositar. Son más y más las personas que con el tiempo, y debido a la coyuntura económica, los que se plantean estudiar una oposición con más de cuarenta años. No serás el único.

¿Por qué hacerlo en un trabajo que no te llena? ¿Un trabajo inestable o dónde te sientes inseguro sobre tu futuro? Estas son muchos de los pensamientos que hacen a los trabajadores cambiarse de un trabajo por cuenta ajena a un trabajo público.

NO ERES MAYOR.

No te hagas más mayor de lo que eres, una vida laboral amplia iría desde los 22 años a los 65 años, por tanto, los cuarenta años representan la mitad de tu vida laboral. ¡Aún te quedan más de dos décadas trabajando! Mantener tu trabajo actual durante otros veinte años puede ser un camino eterno.

Cuando vayas a una oposición, te sentirás en casa. Gran parte de los opositores, actualmente, tienen más de 40 años. Edad que ha sufrido una gran transformación, ya que antes se situaba entre los 25 y 35 años. Gran parte de esto se debe a la precaria situación laboral en España.

NO DEJES QUE TE AHUYENTEN.

Muchas personas tienden a desanimarnos, algunas porque no quieren que alcancemos el éxito y otras porque no quieren vernos fracasar, pero no podemos dejar que los argumentos negativos nublen los positivos.

Las frases negativas que más vas a oír son: ‘No tienes tiempo’, ‘Tienes otras obligaciones’, ‘Tienes muy poco tiempo libre y lo vas a utilizar en estudiar’, ‘La cabeza ya no la tienes como antes’, entre otras. No son argumentos sin fundamento, sin embargo, vamos a darle otra vuelta de rosca.

oposición a los 40Además, tenemos que darle la razón a todo aquellos que dicen que no tenemos la cabeza como antes, porque es cierto. La tenemos mejor. Aunque meter datos en la cabeza puede que nos cueste al principio, también tenemos más experiencia y más cultura general que antes – cosas que se aprenden con los años-, además, tendremos una facilidad para hacer las exposiciones orales y unos cursos homologados que los chavalines que acaban de salir de estudiar no tienen.

LAS GANAS Y DEDICACIÓN MUEVEN MONTAÑAS.

Además de tener una experiencia y formación mayor que aquellos que tienen una corta trayectoria profesional, cuando empezamos a estudiar una oposición a los 40, si lo queremos de verdad, tendremos las ganas de estudiar, de retarnos, de coger un libro y estudiar un día entero. En cambio, las personas que acaban de salir de la carrera llevan cuatro años estudiando, como mínimo.

Por otro lado, a los 40 años ya tienes claro lo que quieres y lo que no, mientras que una persona de menor edad, todavía está dudando.

NO TE DESANIMES.

Los primeros días serán los más duros. No te vamos a mentir. Pero todo pasa. Es bueno empezar poco a poco e intentar que no perdamos las ganas en la primera semana porque no hemos dormido estudiando por las noches. Es bueno planificar un horario. Especialmente, si estamos trabajando. Trabajar y estudiar una oposición es tedioso pero la planificación ayuda. No debemos plantearnos perder horas de sueño por estudiar, porque nos hará cansarnos y que cuando estudiemos no estemos haciéndolo como debemos.

Publicado en “APPF Educación” Blog 11 de Mayo de 2017.

Comparte en tus Redes Sociales:

Dejar un comentario